4 de febrero de 2006

CAMINO A ANTOFAGASTA DE LA SIERRA.














No podemos empezar de mejor forma de hablar de Antofagasta de la Sierra sino es de su viaje hasta allí.

Salimos de San Fernando del Valle de Catamarca a las 6.15 horas después de una larga espera en la terminal que incluyó pasar la noche allí, a las 9 estábamos en Aimogasta (Provincia de La Rioja), allí el puesto de Gendarmería nos pararía por primera vez en el viaje, luego seguimos hasta la Ciudad de Belén pasando primero por Londres. A Belén llegamos a las 12 horas y allí deberíamos pasarnos de micro, a uno que pueda hacer el trayecto hasta Antofagasta de la Sierra básicamente debido a las condiciones del camino, las características de la ruta, etc. Fue así que nos subimos a un antiguo Modelo Mercedes Benz 1114 que nos hizo vivir el más hermoso de los viajes pese a las incomodidades del mismo. Pero que importan las incomodidades si uno disfruta de tantos paisajes, tantos colores, tantas bellezas por el camino: cuestas, vadear ríos, observar caidas de aguas de las montañas, arenales inmensos, casitas perdidas, mensajes y encomiendas que El Antofagasteño va dejando a la gente en parajes perdidos cumpliendo de esa manera con una función social vital, vicuñas corriendo, huellas, atardeceres mágicos...que más se puede pedir.
Es un viaje mágico tan mágico que no podíamos dejar de describir esta experiencia (nos demandó el día entero llegamos a Antofagasta de la Sierra a las 23.30 horas). Pero que importa eso, realmente valió la pena...y volveríamos a hacerlo!!!.



Publicar un comentario