14 de febrero de 2006

CIUDAD DE SALTA.














Bella, ordenada, limpia, colorida, la Ciudad de Salta espera de brazos abiertos a los turistas, Argentinos o Extranjeros. Con preferencia de estos últimos quienes vienen copando la parada y hacen que sea corriente escuchar el frío idioma Alemán, el flemático Inglés, el refinado Francés, el alegre Italiano, el Español y por último esa tonada típica de quienes habitamos por estas tierras (decimos por los Porteños), relegando a un segundo plano la característica tonada Salteña.

Salta es una ciudad verdaderamente hermosa que conserva cuidadosamente lo antiguo y lo vincula con equilibrio con lo moderno y hace de ella una ciudad con una arquitectura inigualable que despierta admiración y porque no decirlo un poco de sana envidia.
Es una ciudad que combina en forma armoniosa el movimiento de una gran ciudad con la tranquilidad y seguridad de un pequeño pueblo. Su gente es muy servicial, dispuesta como siempre a tratar de la mejor manera al turista, de modo que la impresión de este sea la de un buen recuerdo.
Enclavada en el Valle de Lerma, seguramente Don Hernando no hubiera podido soñar jamás con una ciudad así.
Sea de noche o de día no pierde encanto alguno, sus vistas desde lo alto del Cerro San Bernardo o bien a la salida de la Ciudad regalan una ciudad absolutamente iluminada digna de una excelente postal. Sus calles, sus plazas y parques, sus angostas vereditas, sus casas, sus monumentos, en fin todo hacen que uno se lleve el mejor de sus recuerdos.
Hay un dicho que han puesto de moda últimamente: "el único riesgo de ir a Salta es...que te quieras quedar a vivir!!!", creemos que tienen mucha razón en decirlo...es una hermosa ciudad!!!.
Pero además de ello es que tiene mucho por recorrer: el Cabildo (eso si es un verdadero museo), el Cerro San Bernardo y su típico ascenso por teléferico, el Parque San Martín, la Catedral, la Iglesia de San Francisco, la Iglesia de la Merced, la Iglesia de la Viña, el Convento de San Bernardo, la Casa Hernández, la Casa Arias Rengel, el monumento a Martín Miguel de Guemes ese héroe enorme que tiene la Patria, el pólemico Museo Arqueológico de Alta Montaña (MAAM) (más adelante verán porque pensamos que es pólemico), los paseos peatonales Florida y Alberdi y la noche de la calle Balcarce.
Todo esto y mucho más tiene Salta para ofrecer, la perlita del Norte Argentino.










Publicar un comentario