9 de febrero de 2008

SANTA CATALINA...COFRE DE VIRTUDES Y TRADICIONES










Nuestro próximo destino luego de llegar a Cienaguillas fue Santa Catalina, a 67 Km. de La Quiaca.
Cuna de virtudes y tradiciones, tal como reza el cartel que hay sobre la ruta en su entrada, Santa Catalina es un antiguo centro minero de importancia. La iglesia de Santa Catalina es su principal construcción que data de mediados del Siglo XVIII, con bellísimas imágenes religiosas en su interior.
Santa Catalina está emplazada a 67 Km. de La Quiaca y a 3800 metros sobre el nivel del mar. Al pueblo lo surca el río Santa Catalina y lo unen a él dos puentes de reciente construcción que enlazan la parte alta del pueblo en donde está la iglesia y la parte baja del mismo.
Llegamos a Santa Catalina. Sus calles pobladas de guirnaldas y su silencio nos habla de la fiesta del día anterior. Las campanadas de la iglesia nos indica de la pronta convocatoria a una misa y, a la vez, el despertar de un pueblo que ha festejado lindo el día anterior.
Estuvimos en la hermosa iglesia de tres pisos construida en el Siglo XVIII y trabamos por unos minutos conversación con el cura párroco del lugar.
La poca gente que a esa hora caminaba por el pueblo se acercaba y conversaba amablemente. Primero con un saludo de buen día, acto seguido preguntaban de dónde éramos y hacia donde íbamos. Cuando a todo el mundo le decíamos que luego seguíamos al Filo del Angosto, decían Ah si!!! eso que es lindo. Hasta ese entonces nuestra impresión era dicen que es lindo...pero esto ya es muy lindo...entonces ¿cómo será?.
Después de sacar algunas fotos, compramos unos fiambres, pan, algunas frutas, entre otras cosas y seguimos nuestro viaje. Luego, hacia el mediodía, volveríamos nuevamente para almorzar en el mirador de un remanso del río.
La belleza del lugar es verdaderamente atrapante y si fuera por nosotros nos hubiéramos quedado pero debíamos seguir.
Los dejamos con las fotos y una cuequita que interpreta Tomás Lipán dedicada a Santa Catalina.




Publicar un comentario