30 de enero de 2009

SALTA, LA LINDA...SIEMPRE LINDA.











Nuevamente, como lo fue también en el año 2006, Salta nos recibió con sus brazos abiertos. Sus cerros, sus calles, su arquitectura, sus espacios verdes y por sobre todas las cosas la amabilidad y simpatía de su gente hacen de esta una maravillosa ciudad en la que uno se siente siempre a gusto.
En el objetivo de viaje Salta iba a ser una ciudad de paso necesario entre la primera parte del viaje (hacia Chile) y la segunda parte del viaje (hacia la Puna Salteña). Nuestra idea inicial iba a ser recorrer todo lo que pudiéramos pero teniendo siempre en cuenta que se trataba más que nada de una ciudad de paso a la que íbamos para cumplir con otros objetivos del viaje. Esta premisa estaba desde un principio clara como el agua. Se trataba en lo que Axel definía como "una ciudad de enlace". Pero Salta es Salta y la disfrutamos un montón cada vez que vamos y esta no fue la excepción.
De hecho entre las tres instancias en la que estuvimos totalizamos seis noches en ella, aunque no nos quedaríamos durante seis días en ella sino que hemos también de visitar otros lugares.
Si algo quedaba por conocer de la Ciudad de Salta pues entonces en esta ocasión terminaríamos de conocerla y podemos decir con mucha satisfacción que Salta siempre es linda y que su ciudad, que siempre sorprende, está más linda que nunca.


VIVA SALTA
Publicar un comentario