23 de febrero de 2010

RIA DESEADO.

12:40 puntualmente estábamos allí en el pequeño muelle de la empresa Los Vikingos para hacer la excursión de la Ría Deseado hasta el Paso Marsicano tal como lo hiciera Charles Darwin en sus viajes por la Patagonia en 1833.
Cuenta la historia que en sus libros de viaje por la Patagonia hay una ilustración del paso lo que da la pauta que él estuvo allí.


Cabe señalar que los horarios de salida son muy estrictos en función de las mareas que tiene la ría que llegan a tener hasta 6 metros de amplitud entre pleamar y bajamar. Para poder hacer esta excursión es necesario que la ría se encuentre en creciente ya que llegar hasta el Paso Marsicano implica la necesidad de contar con mucha agua para no quedar atascados en el intento.
La profundidad en la ría es de 50 metros en promedio pero a medida que llegamos al Paso, la misma comienza a estrecharse y a ser cada vez menos profunda.
El Paso Marsicano señala el principio de la Ría y la desembocadura en él del Río Deseado. Este paso se encuentra a 45 Km. de Puerto Deseado y en ese trecho por el cañadón de la ría hemos avistado una rica y diversa fauna marina y terrestre.
Nuestra primer parada en la ría fue en una pequeña isla donde anidan cormoranes.

Disfrutamos del lugar por término de unos 10 minutos a bordo del bote sin poder bajar al islote ya que la superficie de la misma es sumamente escarpada. Allí vimos sus nidos, escuchamos sus gritos, vimos como se lanzaban al agua en búsqueda de su comida.
Las cormoraneras son fácilmente identificables: 
1º) Se encuentran en zonas rocosas.
2º) Las rocas manchadas en blanco indican su presencia. Estas manchas blancas es el guano de los cormoranes.
Continuamos viaje por la ría, un lugar sin dudas sencillamente hermoso.


Nuestra próxima parada es otro islote mucho más pequeño en donde nos encontramos con más cormoranes pero sin lugar a dudas el protagonista principal allí son los lobos marinos. 


En este apostadero de Lobos Marinos, a diferencia de los que se encontraban en la Isla Pingüino, se encuentran pequeñas crías, machos y hembras jovenes. Estuvimos contemplándolos durante más o menos 5 minutos y luego nos fuimos a la Isla de los Pájaros, lugar en el que bajaríamos de la lancha.

Pingüinos de Magallanes.

 Ostrero cuidando a su cría.

Pichón de Pingüino de Magallanes.

Gaviota Cocinera.

Mas Pingüinos de Magallanes.



En esta isla bajamos, comimos y caminamos. Estuvimos allí cerca de una hora observando todo tipo de aves. En la isla se nos tenia permitido caminar sólo por la zona costera sin acercarnos demasiado a la zona de arbustos ya que allí generalmente se encuentran nidos de diversas aves entre ellas vimos a una pareja de ostreros que custodiaba celosamente a su cría recientemente nacida.
Cerca de ellos también habían muchos nidos de Pingüinos de Magallanes con sus respectivas crías. Sobrevolaban también la zona cientos de gaviotas cocineras, gaviotines, palomas antárticas y las siempre temibles skúas.
Sin darnos cuenta la hora había pasado y la poca playa que teníamos era mucho más pequeña. La ría está en plena creciente y es hora de irnos de la isla. 



Seguimos viaje, el paisaje es cada vez más lindo!!!


Llegados al Paso Concordia, la ría comenzó a ser un poco turbulenta y muy ventosa. Sin embargo a la belleza del lugar se le sumaron un grupo de toninas overas. Ciertamente es muy difícil poder sacarle una foto a las toninas overas, debido a su rápidez con que se mueven y a que es también bastante difícil la estabilidad en la lancha.


Sin dudas las Toninas Overas fueron la principal atracción de la excursión y nos acompañaron durante un buen trecho y a cercana distancia de la lancha.
La ría comienza a estrecharse y gana en protagonismo el paisaje estepario de sus costas. Entretanto, la ría comienza a cambiar la coloración de sus aguas pasando del verde a un color marrón que le da su suelo arcilloso.

A las 16:15 horas llegamos finalmente al Paso Marsicano. Allí estaba el famoso "mirador de Darwin". Inmediatamente yo (Axel) subí a una montaña desde la parte de atrás que no ofrecía una gran pendiente y tomé algunas fotos de la ría.

Luego de ello caminamos por un cañadón hasta unas cuevas con pinturas rupestres.


Luego de caminar por espacio de cuarenta minutos, subimos nuevamente a la lancha para volver a Puerto Deseado. Pero antes de llegar allí hay más para ver... 


Finalmente hemos llegado a Puerto Deseado a las 19:30 horas. Habían pasado 6:30 de excursión, una muy hermosa excursión. Antes, a las 19:20 horas habíamos pasado por el puerto de Puerto Deseado.


Concluía así otra jornada exitosa!!!.

Publicar un comentario