7 de marzo de 2010

GLACIAR PERITO MORENO (1º Parte).

 

Al llegar a Calafate y al hostel, lo primero que pactamos fueron las excursiones. Nuestra intensión era hacer una excursión de navegación por el Lago Argentino que abarcara todos los glaciares: Périto Moreno, Spegazzini, Onelli y Upsala que tanto me habían recomendado. El tema es que al llegar al hostel, Sandra nos indicó que al Upsala no se podía llegar debido a que una barrera de hielo estaba impidiendo el paso de embarcaciones hacia el brazo del mismo y que no valía la pena ver. Convencidos de ello, es que finalmente nos decidimos por ir al Périto Moreno solamente.
Nos levantamos temprano como para estar a las 8:30 en la terminal de omníbus para la salida al Glaciar Périto Moreno con la empresa de micros Taqsa. Nuestro objetivo era ver el glaciar desde dos perspectivas distintas: a bordo del catamarán y desde las pasarelas. 
Salimos a las 8:45 horas de El Calafate con rumbo hacia el Glaciar Perito Moreno. Si bien la distancia no es muy grande, el micro va a baja velocidad y puede disfrutarse del maravilloso paisaje que nos acompaña.
 
 

El paisaje a veces da hacia la zona de bosques y veces da hacia el Lago Argentino. Ambos paisajes son realmente pintorescos.

 

El paisaje discurre entre la margen que da al Lago Argentino y aquella que da hacia el bosque. Arroyos cristalinos se abren en el medio de la espesura del bosque y se entregan mansamente al Lago Argentino. A lo lejos pueden observarse sobre el lago algunos témpanos de hielo que navegan sin rumbo por el Lago. Más allá de ello un manto blanco se erige entre las montañas.
En ese instante se detiene el micro y sube dos funcionarios de la Administración de Parques Nacionales con las entradas al Parque Nacional Los Glaciares. Para los Argentinos el costo de la misma es de $ 25,- tal como nos muestra Roslie en la portada de esta entrada, pero para los extranjeros el costo es mucho mayor y no faltaron quejas acerca de esto por parte de un grupo de Checos que dijeron en un castellano apenas entendible "nosotros no ganamos mucho más que los Argentinos"...sin palabras!!!.
Seguimos viaje y nos encontramos con la vista desde el micro estos paisajes:

 
 

Como teníamos decidido ir primero en catamarán, es que bajamos, compramos los pasajes y nos fuimos hacia el muelle en donde nos debíamos esperar la embarcación. 


 

Mientras esperábamos el paisaje que puede apreciarse es este:

 

Finalmente subimos y disfrutamos del paseo. Las medidas de seguridad son realmente buenas como así también las explicaciones de la guía. Debo confesar que cuando nos mandaron a todos adentro pensamos en un momento si iba a ser todo el tiempo así de esa manera el paseo. Afortunadamente tan sólo fue cuestión de segundos hasta que zarpara el barco.


 

Cuando salimos todavía teníamos lejos a los glaciares, sin embargo ya se veían como gigantes paredes blancas que enceguecían. Yo (Axel) estoy sacando fotos como loco. 

  
  
  
  
  
  
  
  
 

A medida que navegábamos nos ibámos acercando al Glaciar. Ya a unos trescientos metros sentíamos que teníamos delante nuestro una inmensa pared. El mayor acercamiento fue a tan sólo 70 metros a medida que nos íbamos aproximando parecía que estábamos metiéndonos dentro de un congelador.

 

Poco importaba si me afectaba el resplandor del hielo, mientras tanto Roslie denota que tiene señal en su celular. 
"Gordi mirá hay señal llamemos a mamá, me dice Roslie".
"Llamemos", le contesto.
"Hola adiviná de donde te estoy llamando le digo a la mamá de Roslie". 
Luego de charlar un poco con Teresa, le paso con Roslie.

Nuestro viaje continuó disfrutando de la inmensidad del paisaje.



 
  
  

Finalmente, y antes de volver, nos acercamos al glaciar y quienes nos guiaban intentaron infructuosamente enlazar un bloque de hielo que estaba flotando cerca nuestro.


Así transcurrió 45 minutos de navegación por el Lago Argentino. Nuestra excursión dentro del Glaciar continúa caminando entre las pasarelas del glaciar. Así de esta manera pudimos apreciar al Glaciar Périto Moreno desde dos perspectivas distantas pero maravillosas ambas.
Publicar un comentario