10 de febrero de 2012

HACIA EL SHINCAL DE QUIMIVIL.

En vista a los hechos descriptos en la entrada anterior, decidimos cambiar de planes e ir al Shincal de Quimivil primero y Londres después. Para ello tomamos el Expreso El Cóndor que nos deja en la entrada misma del Shincal.
Para ello esperamos hasta las 12 horas, momento en el que el minibus de la empresa El Cóndor se posó sobre la plataforma de la terminal de micros de Belén y salimos hasta allí. El  omnibus estaba al tope, subimos y sacamos el boleto a la antigua (que SUBE ni SUBE!).
Claro está que puede cambiar la geografía pero hay cosas que no pueden cambiar jamás...al chofer se le escuchó decir el clásico "corriéndose para atrás que atrás hay lugar". Así que entre broma y broma viajamos parados en gran parte del trayecto.
El Shincal se encuentra a 21 Kilómetros de la Ciudad de Belén. Antes de ello se pasa a lo largo de toda la Ciudad de Londres, la cual visitamos posteriormente.
Antes de entrar un poco en las fotos y el relato queremos contarles un poco la historia del Shincal de Quimivil y quien mejor que Rosita para contarnos a través de estos documentales que encontramos en la red la historia tal como nos la contó a nosotros en nuestra visita por las Ruinas.



Sin lugar a dudas las palabras por ella vertidas en estos tres documentales hablan por sí solas acerca de estos restos arqueológicos de esta auténtica ciudad y centro administrativo Inca en el corazón de Catamarca. 
Mientras caminamos junto a Rosita bajo un sol implacable, imaginamos como ha sido la vida en este poderoso centro administrativo y los hechos que han acontecido ante la llegada del Español.




Piezas halladas en la zona del Shincal son exhibidas en un prolijo Museo y Centro de interpretación en la entrada. Contiguo a él se encuentra otra construcción donde se puede contratar un guía por $ 30,- En vista a las explicaciones vertidas por Rosita (que se pueden ver con detalle en los tres videos documentales) debemos decir que vale la pena ya que ir solos implica prestar mucha atención a los carteles y si uno no es entendido en la materia lo aportado por estos es poco. Uno puede advertir la presencia de las Kanchas, la Kallanka, el Ushno, los lugares para ceremonias, pero una cosa es verlo y otra es verlo y que te lo expliquen tan bien como lo hizo Rosita.



Altar ceremonial Occidental

Axel subió a la parte superior de uno de los altares ceremoniales, desde allí la vista es imponente. Se puede ver a lo largo todo el valle y las distintas construcciones, como ser la Kallanka, la Plaza de Armas o Aukaipata, el Ushno donde se encuentra una especie de silla llamada Tyana en la que se sentaba el Cacique o Curaca.


Vista desde el Altar Ceremonial Occidental.


Vista del Altar Ceremonial Oriental. 


Vista de la Plaza de Armas

Kallanka.

Seguimos nuestro camino y visitamos también las distintas viviendas y, por supuesto, todo lo visto desde arriba.

Casa de Guerrero o Sinchi Wasi.

  
Roslie contempla el paisaje desde la parte interna de una de las viviendas. 


 Muro perimetral de la Plaza de Armas.


Ushno.


Axel en el interior de la Kallanka.


Kallanka.

Sin dudas el Shincal de Quimivil es un lugar al que vale la pena ir y visitar. Desde nuestro Blog hacemos votos para que quien corresponda dote de mayor presupuesto a los investigadores a fin de seguir descubriendo y estudiando más sectores de este maravilloso centro administrativo Inca, único en el Noroeste Argentino.


Publicar un comentario