15 de febrero de 2012

HUALFIN.

A última hora del día Lunes 16 de Enero regresábamos de Londres nuevamente para Belén y allí pasar la noche. 
Antes de ello pasamos nuevamente por la agencia de Mauricio Pagani, Chaku Aventuras,  distante una cuadra de la terminal de Belén para ver cual era su programa al día siguiente. Para nuestra fortuna esta vez Mauricio se encontraba distendido jugando con los chicos en la puerta de su casa luego de una jornada agotadora que incluyó ir y volver en el día a Laguna Blanca.
Sensaciones extrañas las nuestras de hablar con una persona a la que conoces por Facebook pero que en realidad no nos conocíamos hasta ese momento personalmente.
Le digo a Roslie ah! mirá ahí está Mauricio en la puerta con los chicos vamos a preguntarle!
Acto seguido encaramos y yo, Axel, llevo la voz cantante. Hola te hago una consulta vos sos Mauricio Pagani? a lo que contesta que si. 
"Si nosotros nos "conocemos" del Facebook yo soy Axel y ella Roslie somos amigos de Pascuala Vázquez y bueno queríamos saber... ¿Qué tenías programado de excursión para mañana?".
Un poco extrañado aún por la loca situación de conocer de golpe a un amigo virtual de las redes sociales, nos invita a pasar a su oficina y nos comenta con detalle la excursión a Hualfín. Ya más en confianza le comentamos  nuestro gran lamento por no haber podido ir a Laguna Blanca esa mañana y él también nos comenta que por suerte no viene parando un sólo día desde que empezó el año. Contratamos la excursión a Hualfín y nos fuimos a cenar frente a la Plaza principal, denominada Olmos y Aguilera.
Nos esperaba una mañana hermosa en Hualfín....pero...a las tres de la mañana Roslie se despierta sintiéndose mal del hígado, que digo, terrible ataque al hígado el que padece.
La causante sin lugar a dudas fue apuntada a unas empanadas caseras vendidas en la calle que comimos al mediodía en Belén antes de salir al Shincal. Pensar que tantas son las veces que nos hemos cuidado de ello y, sin embargo, bueno siempre hay una primera vez!!!
Alikal y Hepatalgina y a seguir durmiendo, esperando que a la mañana se encuentre mejor del mismo. No hubo caso a la mañana todavía no se encontraba bien y luego de intercambiar ideas sobre que hacer, ella misma concluyó que no tenía sentido que me quedara "haciendo nada" en el Hotel, que ella iba a descansar y sentirse mejor. Así fue que a Hualfín fui solo en la compañía de un matrimonio que ya había contratado previamente la excursión también. 
Destacable es la actitud de Mauricio quien ante la situación por la que explicaba que Roslie no iba a ser de la partida me ofreció la devolución integra del dinero antes de subirme.
Así comienza el camino a Hualfín....


Los 63 Kilómetros que separan Belén de Hualfín los utilizamos en gran parte para irnos conociendo, charlando sobre diversos temas, de Roslie, hablando de la Puna, de como venía y seguía nuestro viaje, de la minería y del conflicto que tuvo Mauricio en el Salar del Hombre Muerto con gente de la Minera del Altiplano al no dejarle pasar por un camino para visitar las lagunas del salar, del conflicto en Famatina, etc.
Denoté en algunos casos como había sido cambiada la traza de la Ruta Nacional 40 respecto de la traza que conocimos en el 2006 con Roslie en el tramo Belén - El Eje y por supuesto no dejé de sorprenderme ante el crecimiento de algunos lugares que antes eran simples caseríos dispersos.
A partir del Eje la Ruta Nacional 40 era todo una novedad para mí. Así fue que me concentré más en el paisaje, en sus montañas y sus viñedos.
Hualfín es coronada con una hermosa entrada con viñedos de un lado y del otro del camino. Allí nos estacionamos frente a la Iglesia de Nuestra Sra. del Rosario. Esta iglesia es la segunda más antigua de Catamarca y fue en principio un oratorio familiar para luego transformarse con el transcurso del tiempo en la Iglesia del pueblo.






Tal como reza el cartel en su entrada, la Iglesia de Nuestra Sra. del Rosario fue construida en el año 1770 y es Monumento Histórico Nacional desde 1967. Su singular arquitectura y sus detalles ornamentales la constituyen en sí en un atractivo ineludible a la hora de visitar Hualfín.
Contiguo a la Iglesia se encuentra un pequeño museo con distintas piezas arqueológicas halladas en el Pucará de Hualfín y alrededores.


Nuestro derrotero prosigue justamente en el Pucará de Hualfín, lugar que recorrimos por espacio de más de una hora.
Sin dudas valía la pena y mucho que estuviera con nosotros la presencia de Mauricio puesto que la impecable explicación de muchas cosas hubieran sido totalmente ignoradas de visitarlo solo.
Al ingresar al Pucará de Hualfín nos encontramos este hermoso entorno paisajistico.


Nuestro camino discurre en un pequeño sendero en el que denotamos la gran presencia de piedra bola. Nos cuenta Mauricio que la presencia de piedra bola en la base de los cerros se debe a que los Hualfines - así llamados a la parcialidad que habitaba la zona - arrojaban piedras con una especie de onda desde lo alto de las montañas a los Españoles cuando estos transitaban por las zonas bajas de los valles. Mientras caminamos también nos ha contado de las tres grandes guerras Calchaquíes y uno puede imaginar mientras camina por esos senderos la estirpe de Juan Calchaquí o de Juan Chelemín y de la bravura con la que resistieron sus pueblos por defender su tierra y su libertad. Mientras imagino esto también escucho la crónica que dice que el bravo pueblo Calchaquí de esta zona antes de entregarse al Español prefirió arrojarse desde las montañas, pagando con su propia vida el precio de la libertad.
Sin dudas que de haber venido solos no hubiéramos podido reconocer más que un montón de piedras cuando en realidad muchas de ellas tenían algún sentido de estar allí y otras simplemente no eran tales sino que se trataban de restos de cerámicas.


Muchos de estos sectores se encuentran parcialmente reconstruidos y hoy su investigación ha quedado trunca por la falta de medios económicos para sostener la tarea investigativa. Es por ello, que se pueden apreciar algunos carteles que explican en un lenguaje muy técnico y que se encuentran poco visibles ante el paso del tiempo y el óxido que los corroe.






Así es como se puede observar la presencia de algunos lugares hallados mediante la técnica de excavación y de viviendas familiares, corrales para animales, viviendas de guerreros, empalizadas en la ladera de la montaña, entre otras.
También se puede apreciar hermosos paisajes, flora y fauna.






Luego de estar en el Pucará de Hualfín seguimos nuestro camino hacia el Barrio La Costa donde se encuentra la Bodega Hualfín. En el camino podemos ver los viñedos que se agruparon en cooperativas y son el sustento de la producción de la bodega cuya iniciativa es del Municipio de Hualfín con fondos de regalías mineras.
Los viñedos en gran parte también han sido financiados por la Minera Bajo Alumbrera que también compra parte de la producción de vinos de la bodega para regalos de tipo corporativo con una marquilla especial de "Vino Alumbrera". Aquí se pone de manifiesto el claro rol de "benefactor" que suelen tener como comportamiento estas corporaciones para la compra de voluntades de la gente del pueblo mientras contaminan.


Incluso charlando del tema de minería a cielo abierto nos han comentado que en Bajo Alumbrera se organizan visitas de tipo turístico en donde  gente de la empresa reconocen que la actividad minera es una actividad que contamina, pero que "tienen los estándares internacionales como para minimizar ese impacto". Se puede acceder a todas partes, o casi, ya que al Dique de cola donde va toda la escoria no se puede entrar. Saquen ustedes mismos sus propias conclusiones.
Llegamos por fin a la Bodega Hualfín donde somos atendidos por el Señor Elio Tabernaro quien nos muestra las modernas instalaciones.


Esos tanques que se ven en la imagen están llenos de vinos. La gran preocupación de Tabernaro era obviamente que todavía no había podido sacar la producción de la campaña anterior debido a ciertos permisos que se debieron gestionar y que aún no se encontraba el permiso de comercialización. Todo esto se torna más grave teniendo en cuenta que se acercaba la fecha de levantar la cosecha de la nueva temporada de uvas.
El objetivo de la producción en la bodega es de producir vinos Malbec, Syrah y Torrontés de alta calidad para exportación.
Las condiciones climáticas, altitud y de suelo contribuyen al desarrollo de un vino de alta calidad con tonalidades muy oscuras y un muy rico aroma y sabor. El folleto que me llevé de la bodega explica que "los vinos de Hualfín tienen polifenoles totales muy altos de 80/90 a 100. Eso hace que el vino sea muy oscuro. Suman 12000 puntos de color (lo normal son 800 a 1200). La razón: se cosechan a 1868 mt. sobre el nivel del mar".




A nuestra vuelta charlamos sobre varios temas entre los cuales se encontraba el accidente del Crucero Costa Concordia. El señor que venía conmigo habla y parece saber mucho del tema de navegación hasta que en un momento dice que el es marino mercante. Acto seguido le comento que el primo de Roslie también es marino mercante a lo que me pregunta su nombre. Nunca imaginé que el mundo fuera tan chico, no sólo lo conocía sino que también había sido alumno suyo en la escuela. Su nombre: Horacio Bianco.
Seguimos viaje hasta un coqueto bar sobre la Ruta Nacional 40 a la altura de San Fernando en donde comimos muy rico y casero. En mi caso elegí un riquísimo plato de locro de trigo y de postre quesillo de cabra con dulce de cayote. Luego de ello ya si partimos definitivamente a Belén donde me esperaba Roslie ya un poco mejor y descansada.
Publicar un comentario