12 de marzo de 2012

EL CORAZON DE LA PUNA, TOLAR GRANDE.

Llegamos finalmente a Tolar Grande, el corazón de la Puna, ese lugar al que llegamos en un lejano día de enero de 2009 viniendo de San Antonio de los Cobres con José Piu, quien por ese entonces era el Secretario de Turismo y Cultura de Tolar Grande. Volvemos por segunda vez - en mi caso fue la tercera - pero a diferencia de aquella vez no lo hicimos desde San Antonio de los Cobres sino desde Antofalla. De este modo accedimos a Tolar Grande desde un punto completamente nuevo para nosotros (el tramo Antofalla - Cono de Arita no lo conocíamos).
El camino que va del Cono de Arita a Tolar Grande, que conocíamos, lo encontramos en mejor estado. De hecho yo le había advertido a Fernando que ese tramo del camino había mucho serrucho y que había partes realmente no tan buenas. Sin embargo para nuestra grata sorpresa, el camino se presentaba en bastante buen estado excepto por un tramo muy corto en el que persistía el molesto serrucho.



Tolar Grande está levemente cambiada, en sus rutas y caminos secundarios hay más transito de camionetas provenientes del turismo y de las explotaciones y exploraciones mineras de litio y boratos, se han mejorado un poco los caminos, hay luz durante las 24 horas cosa que antes se cortaba a la una y volvía a las siete de la mañana, se está ampliando el Refugio Municipal para albergar más turistas, pero también sufre problemas recurrentes con los cortes de agua - provenientes del "Tata" Macón - lo cual significa un problema importante a tener en cuenta y se hace necesario e imperioso que en una zona donde llueven apenas 100-150 mm anuales que se lleven a cabo más obras de infraestructura y una planificación a mediano y largo plazo adecuada.
Los Tolareños no nos esperaban ese día ya que habíamos pautado llegar desde Antofalla el día domingo 22  con una camioneta del pueblo. El hecho de haber conocido en el camino a Morena y a Fernando cambió los planes con lo cual había sido todo una sorpresa llegar y reencontrarnos con la gente.
Apenas pisamos suelo Tolareño nos encontramos con viejos amigos, gente a la que el paso del tiempo no logró  borrarla del recuerdo. Así fue que vimos primero a María de quien pensé seguía en el Refugio Afa - Puna, ella me comentó que era Inés Flores quien se encontraba a cargo del Refugio y me indicó la casa. También nos encontramos con Lorenzo con quien estuvimos y nos hizo la "gauchada" de llamarla por teléfono con lo cual quedó todo arreglado, lo único que teníamos que hacer era pasar por la casa y hablar con ella directamente.
Acto seguido Lorenzo nos cuenta que hay una pareja de turistas que los conocen por Facebook y que quieren conocerlos en persona.  La verdad es que no podíamos creer que una red social nos permitiera conocer a Cristina y Rodolfo en un paraje tan distante de la Argentina!!!
Sinceramente no entendemos realmente todavía como fue que no tenemos una foto junto a ellos.
Lorenzo nos cuenta que en los últimos tiempos hubo mucha gente que se acercó gracias a las fotos que subimos a internet. "Nooo, ustedes son muy conocidos" nos dice. Sin dudas, y no es falsa modestia, no salimos de nuestro propio asombro.
Vamos a la casa de Inés quien estaba almorzando y festejando un cumpleaños y arreglamos el tema del alojamiento ($ 70,- por persona).
Era poco más de las 14.30 horas cuando por fin teníamos todo arreglado. Morena y Fernando me preguntan por Mina La Casualidad y por el camino a los que les dije que no había problema por ello. Dimos aviso de nuestro destino y con la aclaración hecha a Fernando y Morena de no apartarnos del mismo nos fuimos a Mina La Casualidad.


Publicar un comentario