15 de febrero de 2009

¿ES EL MAR MUERTO?...NO, LAGUNA CEJAR.




Desde San Pedro de Atacama unos 10-20 kilómetros al sur por la ruta que va hacia Toconao y Socaire llegamos a un desvío a mano derecha en donde se encuentra la usina que brinda luz a San Pedro de Atacama. Desde allí se toma un camino secundario que nos conduce hacia la zona de la Laguna Céjar unos 10-20 kilómetros más ya muy distintos al maravilloso asfalto de la ruta principal. En efecto, llegar a Laguna Céjar requiere destreza en el manejo porque un error de conducción puede significar clavarse en los arenales, conocimiento ya que hay varios desvíos y por supuesto una dosís de suerte para no pinchar ningún neumático.
Ubicada dentro del Salar de Atacama a 30 km. de San Pedro, la Laguna Céjar o Cejas es de un intenso color verde esmeralda con una importante costra de sal en sus bordes, cuyos cristales provocarían cortes en los pies sino no se accede a la misma con alguna protección, razón por la cual se recomienda entrar con ojotas.
El color verde esmeralda queda en un segundo plano cuando al introducirse en esta laguna, que no tiene más de un metro de profundidad, y verifica que el cuerpo flota sin ningún tipo de esfuerzo al mejor estilo del Mar Muerto, encima de ello gran parte de esta laguna es de aguas tibias lo que produce una gran relajación.
Claro que no es en Medio Oriente, sino en Chile, en la II región, en el medio del Desierto más seco del mundo, el Desierto de Atacama, en el segundo salar más grande del mundo, el Salar de Atacama, y según lo que orgullosamente nos han contado la gente del lugar se flota aún mejor que en el Mar Muerto.
Según también nos han contado la altísima concentración de sal y litio permite el disfrute de este gran efecto gravitatorio, del cual nos hemos practicamente dedicado enteramente a estar en el agua olvidándonos casi de sacar fotos.
Al salir del mismo verificamos que nuestros cuerpos estaban llenos de cristales de sal por todas partes los cuales fueron parcialmente eliminados con un bidón de agua dulce al mejor estilo desinfección.
Luego de ello continuaríamos a otra formación de agua dentro del Salar de Atacama denominada los Ojos del Salar, ya estos si de agua dulce y muy profunda y más bien fría. Se tratan de dos pozos de agua que emergen de napas subterráneas en donde también nos dimos otro chapuzón.
Pensar que vinimos al desierto...y nos pasamos por lo menos el primer día entero de chapuzón en chapuzón...pero aquí no termina la historia...

Publicar un comentario