11 de febrero de 2009

MOMENTO DE RELAX...TERMAS DE PURITAMA

Por la mañana del día siguiente nos fuimos a las Termas de Puritama. Este hermoso lugar se enclava en un cañadón por donde pasa el río que lleva su nombre cuyas aguas transparentes contienen una temperatura que varía entre 25ºC y 30ºC divididas en ocho piletones.
El lugar, que dista unos 30 Km. al norte de San Pedro de Atacama y que se encuentra a 3500 metros sobre el nivel del mar, cuenta con una muy buena infraestructura producto de la explotación conjunta por parte de una muy importante cadena hotelera de Chile con la Comunidad Atacameña. Más al sur se encuentran las termas de Puripobre, las cuales reciben así su nombre debido a que su acceso es gratuito, aunque no tan fácil de acceder.
Nos condujo hasta allí Juan, esposo de Patricia, y dueño de Vive Atacama quien nos comentó de las importantes propiedades curativas y minerológicas del Río Puritama. También nos explicó que el Río Puritama, de aguas calientes, se junta con el Río Purifica, de aguas de deshielo, y conforman un hermoso valle de cactus, que en otra visita lo conoceríamos. De la unión de estos ríos surge el Río Vilama que es el que permite la vida en San Pedro de Atacama.
En Puritama estuvimos por un término cercano a las tres horas donde nos relajamos de mil maravillas. Luego en un dialogo con Silvia, del Hostal Solor, nos contaría acerca de las importantes propiedades curativas del Río Puritama. Ella nos decía:
"Antes la gente de acá, el Atacameño, agarraba una mula, cargaba sus cosas y se iba por nueve días allá a Puritama. Este tratamiento servía para estar bien todo el año, relajarte y curarte del reuma, de los dolores de huesos. La gente volvía absolutamente renovada de allá".
En el marco de este espectacular paisaje también nos encontramos con una rica y variada flora: cojín de la suegra, rica rica, cola de zorro, entre otros, también hemos podido ver entre las abudantes colas de zorro algunas lagartijas y un entorno maravilloso coronado por las montañas a nuestro alrededor.
Los piletones no son para nada profundos, a lo sumo alcanzan los 80 cm. a un metro, y sus aguas ya por si solas te relajan muchísimo. Ni hablar de cuando te pones bajo la cascada, la cual te genera el efecto de un hidromasaje natural.
Allí Roslie nota en la espalda mía (Axel) que tenía todo colorado...
"Che Axel te mató el sol, no te pusiste bien el protector solar estás recontra colorado".
Finalmente nos dimos cuenta que esta situación no era tal. La fuerza del agua de la cascada había dejado totalmente colorada la espalda, la relajación era total.
Sin dudas se trata de un lugar bastante exclusivo, incluso hemos tenido la suerte de llegar a algunos piletones en los que estuvimos solos por un tiempo.
Por la tarde teníamos planificado ir al Valle de la Muerte y Valle de la Luna. Sin embargo, debido a un inconveniente vinculado con que nadie había tomado dicha excursión tuvimos que cambiar de último momento por otra a la impactante Laguna Céjar, los ojos del salar y la maravillosa Laguna Tebenquiche.
El problema fue rápidamente subsanado por parte de Patricia quien llamó al celular de Juan y nos pidió hablar con nosotros para explicarnos el inconveniente. La buena explicación y la buena voluntad solucionaron todo.
En el dialogo de Patricia con Axel surge una risueña anécdota que marcaría gastadas y autogastadas durante todo el viaje. Pero eso es parte de otra historia...

Publicar un comentario