9 de febrero de 2006

LAGUNA GRANDE: VIDA EN EL MEDIO DE LA SOLEDAD.














La naturaleza es tan sabia que puede mostrarnos que en el lugar más inesperado, en la zona en que uno puede llegar a pensar que allí no puede existir vida alguna, la hay.
Saliendo de la localidad de El Peñón sale un desvio de la Ruta Provincial 43 que es una huella, por esta senda es que se accede a Laguna Grande, y siguiendo, al cráter del Volcán Galán. La Laguna Grande, junto con otras lagunas altiplánicas de la Puna Catamarqueña, entre ellas la Laguna Blanca, conforman un área protegida con un ecosistema único, espacio que se encuentra protegido bajo la denominación de Reserva de Biosfera Laguna Blanca, de casi un millón de hectáreas. En ellas se protegen especies como ser las Parinas (Flamencos Rosados), Vicuñas, Zorros, Suris (Avestruz enano de la Puna) y Pumas. De estas especies hemos podido divisar solo las primeras tres. Llegar a la Laguna Grande es como haber llegado a un verdadero oasís, después de trepar montañas por huellas casi inexistentes, de disfrutar del más absoluto silencio, solamente roto por el ruido de la camioneta que nos transportaba, de deleitarse con los constantes cambios de paisajes muchos de ellos provocados por las mismas nubes que hacen juego con las laderas de las montañas. Llegar a la Laguna Grande fue por un instante mágico... pero aún queda más por ver en el camino...

Los invitamos a que sigan viendo!!!






Publicar un comentario